Día de la Tierra (#latierra)

Los periodos de Crisis son donde las oportunidades se aprovechan o se pierden

La TierraEl día 22 de abril se celebra el día de La Tierra en un contexto de crisis económica, provocado por los mercados financieros, de una crisis ambiental encabezado, entre otros, por la actualidad de Fukusima, que incluso está haciendo replantear el modelo energético a los sectores más inmovilistas, y de una crisis social y política ante la incapacidad de esta última de afrontar los cada vez mayores retos globales que con distintas perspectivas se dan en cada región (véase los estados norteafricanos, la crisis de los gobiernos europeos, los retos del avance económico en China, etc.).

El día de La Tierra surge en 1970 de la movilización social encabezada por el senador  estadounidense y demócrata Gaylord Nelson (1916-2005), para generar una concienciación sobre los principales problemas ambientales que preocupaba a un sector de la sociedad estadounidense de la época.

De aquellas movilizaciones sociales, en una época de crisis económica y social suscitada, entre otros aspectos, por la crisis del petróleo, surgen importantes respuestas políticas como la creación de la Environmental Protection Agency (Agencia de Protección Ambiental - EPA), el desarrollo de las primeras normativas en materia ambiental y la convocatoria de la denominada primera Conferencia Internacional sobre el Medio Humano en 1972 en Estocolmo.

Siempre es difícil determinar cuales son los orígenes de ciertos movimientos, pero sin duda este es uno de los comienzos en los que se cristalizó la preocupación y la capacidad de movilización de una parte de la sociedad, que ante una crisis económica, social y ambiental, supo generar el debate social suficiente, para movilizar los sistemas políticos y económicos.

Esas movilizaciones fueron capaces de generar una conciencia común, que si bien tuvo resultados frustrantes en la década de los años ochenta (cuando las crisis aparentemente desaparecen la capacidad de debate social se apaga), ha permitido el inicio de un recorrido que con sus victorias y derrotas, sigue siendo imparable. La Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro de 1992, el Protocolo de Kyoto (en estado de coma), la Carta de la Tierra, la Cumbre de Johanesburgo, etc., son sólo unos de los numerosos hitos representativos del camino,  de una labor que cada vez goza de un grupo mayor de personas, administraciones e instituciones.

No obstante, son las crisis las que mueven la sociedad y es por ello que no hay que desaprovechar ninguna. La crisis evidencia nuestra interdependencia y la necesidad obligatoria de cooperar, tal y como se expresa en la Declaracion oficial del Día Internacional de la Madre Tierra de Naciones Unidas, muestra el “Dilema del prisionero” global, que vivimos en un mismo Planeta de forma interdependiente y que los problemas de unos son los de todos.

Tal día como hoy, motivan reflexiones como la que hace Stéphane Hessel recientemente, tras el éxito cosechado por el Libro Indignaos:  “Frente a los peligros que afronta nuestras sociedades interdependientes es tiempo de acción, de participación, de no resignarse. … de ser actores, no sólo espectadores impasibles”, … espectadores ya sea de televisión, del periódico, del Facebook, del Twitter, …

Tal día como hoy, creemos que es buen recordar cómo el día de la Tierra surge de un período de crisis y son en estos períodos donde las oportunidades se aprovechan o se pierden, . . . y ya es larga la lista de oportunidades perdidas.

 

 

© Asociación de Ciencias Ambientales. All Rights Reserved.

Login Form