Visión del sector del agua urbana sobre la Pobreza Energética

 

gRÁFICA

AEAS

Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamientos

 

"Los continuos avances en medidas sociales en sector del #agua podrían ayudar en la búsqueda de soluciones a la Pobreza Energética" - @AeasAgua

 

INTRODUCCIÓN

2014 fue declarado por la ONU el año internacional del agua y la energía. Todos conocemos la importancia de este nexo. Sabemos que el agua es clave en el desarrollo de las infraestructuras energéticas y que la energía es esencial en la gestión de los recursos hídricos.

A nivel mundial se estima que la energía consumida en el ciclo integral del agua urbana es, de media, el 7% (CEPAL, 2014). En España, además de los numerosos esfuerzos para mejorar la eficiencia energética y reducir sustancialmente los consumos, se ha avanzado mucho en la eficiencia y el aprovechamiento energético de fuentes renovables, tales como presiones hidráulicas, calores, biogás, y otros.

Según datos del último informe de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), el 17% de los hogares españoles dedica un gasto desproporcionado de sus ingresos al pago de las facturas de la energía y el 9% se declara incapaz de mantener su vivienda a una temperatura adecuada.

Sin embargo, el servicio de agua urbana (abastecimiento, alcantarillado y depuración) supone, de media, cuatro veces menos gasto para los hogares españoles (0,9% frente a 3,7% según el INE, 2015). Por ello, y por la dilatada experiencia de las entidades gestoras en solventar estas problemáticas, el agua no está considerado por los especialistas de los servicios sociales como un problema de relevancia, comparado con otros.

Pese a ser sectores muy diferentes, los continuos avances en las medidas sociales en el sector del agua urbana quizá puedan ayudar en la búsqueda de soluciones a la Pobreza Energética. Con este objetivo de compartir experiencias y buenas prácticas y poner en contacto a ambos sectores, la ACA invitó a AEAS, la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento, a participar en los talleres organizados. Desde aquí les damos las gracias y les felicitamos por la iniciativa y el esfuerzo.

Informe “Sostenibilidad social en el sector del agua urbana: situación y recomendaciones” de AEAS, AGA y ECODES. Presentación realizada el 20 de enero de 2016. De izquierda a derecha: José Carbonell (Presidente de AGA), Fernando Morcillo (Presidente de AEAS) y Víctor Viñuales (Director de ECODES).

SECTOR DEL AGUA URBANA

En los países desarrollados tanto la energía como el agua son suministros básicos para la vida de las personas. Ahora bien, el agua no sólo es un suministro básico sino también un bien esencial y un Derecho Humano reconocido por la ONU en su Resolución 64/292 del año 2010, suscrita y apoyada por España.

Según la ONU, toda persona tiene derecho a un agua en cantidad suficiente (entre 50 y 100 litros de agua por persona al día), de calidad (libre de micro-organismos, sustancias químicas etc.), aceptable (color, olor y sabor), físicamente accesible (menos de 1.000 metros del hogar y el tiempo de recogida no debe superar los 30 minutos) y asequible (3-5% de los ingresos del hogar). Por ello, debe ser un servicio accesible y asequible para todos los ciudadanos.

El gasto en agua en España representa, de media, un 0,9% de los ingresos del hogar. Teniendo en cuenta la capacidad adquisitiva de cada país, el esfuerzo económico de los ciudadanos españoles para pagar la factura del agua supone, en general, un 37% menos que el esfuerzo de la media europea. No ocurre así con otros servicios urbanos.

ASEQUIBILIDAD Y SOSTENIBILIDAD DEL SERVICIO

Los servicios de agua, como los homólogos energéticos, conllevan unos costes de operación (captación, tratamiento, distribución, alcantarillado y depuración), costes de inversión para obra nueva y renovación, así como costes del recurso y ambientales (establecidos por la Directiva Europea Marco del Agua).

La sostenibilidad del servicio depende de la recuperación de estos costes a través de tres tipos de contribución de los usuarios y de la sociedad: tarifa del agua, impuestos (estatales, autonómicos y locales) y fondos europeos (con dotaciones orientadas principalmente a los nuevos Estados Miembros).

Se requiere alcanzar un equilibrio entre la asequibilidad del servicio y su sostenibilidad. Por ello, todo ciudadano debe contribuir al pago de una factura asequible, haciendo siempre un consumo racional. En el sector del agua las herramientas concebidas para asegurar la asequibilidad del servicio para los hogares y colectivos económicamente vulnerables son los denominados Mecanismos de Acción Social.

MECANISMOS DE ACCIÓN SOCIAL

Las ayudas y subvenciones a la factura existen en el sector del agua desde hace años. Sin embargo, mientras en el pasado consistían en bonificaciones orientadas mayoritariamente a atender a colectivos específicos (jubilados, familias numerosas o similares), actualmente, con motivo de la crisis económica se han incrementado las ayudas motivadas por razones fundamentalmente de renta.

Los dos mecanismos de acción social actuales (bonificaciones contempladas en la tarifa y fondos de solidaridad) están muy extendidos. Según una Encuesta de AEAS-AGA del año 2014, más del 90% de la población reside en municipios que poseen algún tipo de mecanismo de acción social, siendo alrededor del 1,2% los usuarios beneficiados.

PROCEDIMIENTO DE CORTE

El abastecimiento de agua y saneamiento son servicios básicos y esencial que debe garantizarse a todo ciudadano y cuyos costes asociados deben repercutirse a los usuarios (creemos que es más justo y eficiente hacerlo mediante tarifa) para asegurar la sostenibilidad del servicio.

El procedimiento de corte de suministro tiene como objetivo asegurar el pago de aquellos usuarios que pueden pagar el servicio. Los usuarios económicamente vulnerables, aquellos que no pueden pagar, deben ser auxiliados a través de los mecanismos de acción social existentes que incluyen multitud de opciones (subsidios cruzados, pago por el resto de usuarios, fondos independientes, donaciones etc.).

Los cortes de suministro se llevan a cabo principalmente debido a consideraciones mercantiles, tales como traspasos, cierres o impagos de negocios y comercios en áreas urbanas, a impagos en segundas residencias y a los fraudes. Los cortes de suministro a hogares en situación de necesidad son residuales y se entiende que corresponden a errores en los trámites administrativos de solicitud o aplicación de las ayudas existentes.

El procedimiento de corte es muy garantista con el usuario y tiene una larga tradición histórica como herramienta de gestión. El procedimiento de corte de suministro de agua se utiliza desde hace muchos años como último recurso tras un proceso de información y validación. Por ser un servicio de competencia municipal, los ayuntamientos son los responsables últimos de aprobar los procesos de interrupción de suministro. Estos procesos van precedidos por cartas de aviso (1, 2 o más dependiendo del municipio) tras el impago de la factura (1 o varias dependiendo del municipio). Así mismo, en general, se pone a disposición del usuario con problemas de incapacidad de pago, las herramientas necesarias para informarle de las posibles opciones para solucionar y regularizar la situación (plan de pagos, existencia de ayudas y bonificaciones, etc.).

SIGUIENTES PASOS

Aunque en el sector del agua urbana en España no se ha identificado un problema de accesibilidad, hay quien ha tratado de hacer extensivo el concepto de Pobreza Energética al sector del agua. No compartimos este diagnóstico pero sin embargo, entendemos que como servicio público, el sector tiene la obligación de seguir mejorando y optimizando las prácticas existentes. Con ese objetivo, AEAS firmó un convenio con la fundación ECODES para realizar una radiografía de la situación actual e identificar posibles mejoras. Las conclusiones han sido las siguientes:

  • Aunque existe una amplia cobertura actual, es necesario mejorar y homogeneizar las ayudas y armonizar los criterios.
  • Considerar criterios de renta y las características socioeconómicas locales a la hora de implantar un mecanismo de acción social en un municipio.
  • Colaboración de las entidades gestoras en la búsqueda de soluciones para atender a los usuarios en situación de vulnerabilidad económica.
  • Mejora en la comunicación y transparencia de los mecanismos de acción social.
  • El procedimiento de corte es una herramienta garantista con el usuario, que busca asegurar el pago de aquellos usuarios que sí pueden pagar.
  • Optimizar la cooperación entre todas las partes involucradas.
  • Elaboración de una Guía de Buenas Prácticas con la FEMP, las Comunidades Autónomas y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

El documento íntegro está disponible en http://www.asoaeas.com/?q=node/8565

CONCLUSIONES

Aunque el sector energético y el sector del agua urbana son muy diferentes, ambos servicios, en los países desarrollados, son básicos para la vida, el bienestar y el pleno desarrollo de los ciudadanos. Por ello, hay que trabajar para seguir avanzando hacia un sistema que garantice tanto la accesibilidad y asequibilidad del servicio como su sostenibilidad para las futuras generaciones.

SOBRE AEAS

AEAS es la asociación de referencia en el sector del agua urbana en España. Con 42 años de trayectoria, engloba entidades gestoras (servicios municipales y empresas públicas, privadas y mixtas que prestan servicios de abastecimiento, alcantarillado y depuración al 80% de la población española), empresas tecnológicas relacionadas con el ciclo del agua, organismos públicos y expertos individuales. Así mismo, colabora con organismos internacionales relevantes en los aspectos relacionados con el ciclo urbano del agua como son EurEau, IWA, o WssTP.

 

© Asociación de Ciencias Ambientales. All Rights Reserved.

Login Form