Pobreza Energética en España

banner_la-virgen2.png
vela.jpg

¿Qué es la pobreza energética?

La pobreza energética es la incapacidad de un hogar de satisfacer una cantidad mínima de servicios de la energía para sus necesidades básicas, como mantener la vivienda en unas condiciones de climatización adecuadas para la salud (18 a 21ºC en invierno y 25ºC en verano, según los criterios de la Organización Mundial de la Salud).

Datos más relevantes

% de hogares españoles incapaces de mantener su vivienda a una temperatura adecuada durante la estación fría 
(5,1 millones de ciudadanos)

¿De qué factores depende la pobreza energética?

Precios elevados de la energía

En 2008 los precios de la energía en España eran prácticamente iguales a los de la UE, pero en los siguientes 8 años ha habido un incremento de precios muy superior al del promedio de la UE. Tomando el periodo 2008-2016, España se sitúa como el tercer país con mayor incremento de precio (incluido impuestos) en el caso de la electricidad y el primero en incremento (54%) en el caso del gas natural.

Esta dinámica de crecimiento de los precios situaba a España en 2016 como el país con la cuarta energía más cara, tanto en energía eléctrica como en gas natural.

El incremento de precios sitúa a más hogares en dificultades para asumir el pago de las facturas de la energía, aunque su consumo haya sido siendo el mismo.
 

Bajos ingresos del hogar

El hogar promedio español pasó de disponer de 20.784 euros en 2008 a 20.112 euros en 2016, es decir, prácticamente se ha mantenido igual. Sin embargo los gastos energéticos medios por hogar pasaron de 698 euros en 2008 a 860 euros en 2016.

Tener menos ingresos, modifica las decisiones de gasto del hogar:
  1. Se reducen los gastos en otros bienes, servicios y necesidades del hogar, puesto que los costes de la energía suponen un porcentaje elvado de sus ingresos.
  2. Los hogares no encienden la calefacción, por lo que habitan en hogares insalubres en los que la temperatura es inadecuada, pudiendo repercutir gravemente en su salud

Eficiencia energética

El parque de viviendas de España está compuesto por cerca de 25 millones de viviendas y es responsable de un 17% del consumo final de energía y del 25% de las emisiones de CO2 del país. La falta de aislamiento y la ineficiencia energética de muchas de las viviendas provocan que los hogares demanden más energía de la que necesitarían, entre otros, para climatizar su hogar.

Aunque la rehabilitación de edificios se muestra como la solución a largo plazo de la pobreza energética y su promoción está alineada con otras políticas ambientales y económicas, existe la percepción de que los mecanismos puestos en marcha no están siendo suficientes para promover la rehabilitación de edificios, especialmente de aquellos donde habitan hogares más vulnerables. Todo ello, pese a la existencia de fondos.

0
Personas en "pobreza energética escondida" en 2016
0
Porcentaje del personas que viven en hogares con gasto energético doméstico desproporcionado
0
Personas que habitan en hogares que en 2016 sufrieron la desconexión voluntaria o forzosa de suministro energético

% de hogares españoles con retraso en el pago de las facturas en 2016
(3,6 millones de personas)

Porcentaje de hogares con una temperatura inadecuada (Unión Europea)

Bulgaria41%
Italia16%
España10%
UE-279%
Alemania4%

Soluciones a la pobreza energética

La puesta en marcha de una estrategia estatal en torno a la lucha contra la pobreza energética que observe la evolución del fenómeno, plantee medidas y las evalúe, es una solución que ACA había propuesto desde 2012. Tras la aprobación del RDL 15/2018 el gobierno estatal anunció que en el plazo de 6 meses se aprobará una estategia frente a la pobreza energética, que se espera que sirva para implicar a todos los agentes, para generar el debate social adecuado y para reunir las voluntades tanto de las administraciones como del resto de agentes de políticas sectoriales diferentes (social, ambiental, energética, vivienda, sanitaria, etc.). Asimismo, se espera que genere un marco común armonizado, que permirta a otras administraciones desarrollar sus propias estrategias en el ámbito de sus competencias.
Uno de los retos de este proceso estratégico será combinar medidas a corto plazo, que ayuden a paliar la situación de emergencia, con medidas a largo plazo, que mitiguen la pobreza energética del presente y reduzcan la vulnerabilidad de la población a esta problemática.
El bono social eléctrico constituye una medida paliativa que proporciona un descuento del 25% o el 40% (según el grado de vulnerabilidad) en la factura eléctrica a determinados grupos sociales vulnerables. Se complementa con lo que se ha denominado como bono social térmico, que realizará un pago único para apoyar el incremento de gasto energético que se produce en invierno. Con estas medidas y la mejora de la protección de los consumidores, se pretende evitar que se produzcan impagos y desconexiones de suministro que sitúen al hogar en una situación más grave y al borde de la exclusión social. Aun así, sólo en determinados casos, cuando se considera suministro esencial, se protege al consumidor frente al corte de suministro, por lo que no existe un verdadero derecho a la energía, que debería ser la senda que marcara el camino en relación a evitar la desconexión de cualqueir hogar vulnerable. 
La reformulación del bono social ha incorporado importantes aspectos, demandados desde hace años como la aplicación de criterios de renta para su concesión y la consideracion de límites de consumo, para evitar el efecto contrario de la ayuda.
Sin embargo, a pesar de todas la mejoras, se debate la idoneidad de la medida para capturar a todas las tipologías de hogares vulnerables y se deberían estudiar medidas adicionales, como la posibilidad de implantar una tarifa social.
En general, existe un gran desconocimiento sobre todo lo que concierne a la energía. Aunque es una cuestión en la que numerosas organizaciones, empresas y Administraciones están poniendo recursos y desarrollando iniciativas en los últimos años, todavía queda mucho trabajo por hacer. Las consecuencias asociadas a esta falta de conocimiento sobre una mejor gestión de la energía doméstica, sobre las posibilidades de optimización de sus tarifas y contratos o sobre la posibilidad de acceder a ayudas o beneficios existentes, son mayores en los hogares vulnerables, para los que una mínima reducción en el coste de su factura puede ser clave para evitar el impago o la desconexión del suministro.
Potenciar redes como la Red de Puntos de Información al Consumidor Energético (Red PICE) que están destianadas a acercar la ciudadanía, a través de una red multicanal, toda esta información es clave para empoderar a la ciudadanía en la toma de las decisiones que afectan a su consumo y gasto de energía doméstica. Sólo así se conseguirá mejorar la vida de las personas que tienen dificultades para asumir el pago de las facturas y reducir la vulnerabilidad energética de muchas otras. Existe mucha información, pero se debe dar con el canal idóneo para que llegue a quienes lo necesitan.
Los programas de financiación de rehabilitación integral de edificios, de regeneración y de renovación urbana están siendo clave para iniciar un proceso que permita minimizar la demanda energética de los edificios, mejorar la eficiencia de sus instalaciones, además de apostar por fuentes de energía alternativas y renovables. Con todo ello, se reduce la vulnerabilidad energética de los hogares. 
Pero queda mucho trabajo por hacer. La adecuada aplicación de fondos europeos, del fondo nacional de eficiencia energética y de aquellos instrumentos que se puedan derivar de políticas específicas de vivienda o de las políticas de cambio climático, deben mantenerse en el tiempo.
El objetivo es iniciar procesos de rehabilitación a gran escala, que se coordinen con las estrategias de adaptación y mitigación del cambio climático y a la vez poner en práctica aquellos mecanismos que permitan que las actuaciones se dirijan de forma prioritaria hacia los hogares vulnerables. En esta línea, empezar por priorizar las actuaciones en las viviendas sociales, donde habitan familias con rentas más bajas, puede ser un buen punto de partida.

Recursos informativos y formativos

Tribunas

Artículos de opinión de distintas instituciones y expertos

Videos

Distintos recursos multimedia sobre pobreza energética

Estudios

Estudios de la pobreza energética y otros análisis relacionados
Semana Europea de la Pobreza Energética
pice_3.jpg

ACA en el Observatorio Europeo de Pobreza Energética

La Asociación de Ciencias Ambientales es uno de los colaboradores del Observatorio Europeo de la Pobreza Energética (EPOV). El proyecto está liderado por la Dra. Harriet Thomson y el profesor Stefan Bouzarovski, de la Universidad de Manchester, y responde a un licitación de la Comisión Europea abierta en mayo de 2016 (ENER/2015/B3/507-2).
40649326225_25d1170f8e_n.jpg
© Asociación de Ciencias Ambientales. All Rights Reserved.

Login Form