Expertos de diferentes ámbitos se reunieron en 4 ciudades para analizar cómo combatir las olas de calor

En el marco del proyecto Pobreza energética y olas de calor en entornos urbanos, desarrollado con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO) se han celebrado 4 talleres multisectoriales, con el fin de analizar diferentes medidas para hacer frente a las olas de calor, desde la perspectiva de quienes se encuentran en situación de vulnerabilidad energética.

Las ciudades escogidas fueron Guadalajara, Valencia, Melilla y Madrid, tratándose de entornos y urbes con diferentes condiciones climatológicas, densidad de población y diseño urbano. Los cuatro talleres reunieron a representantes de las entidades locales de áreas de trabajo muy diferentes (medio ambiente, servicios sociales, fomento, etc.), a diferentes técnicos del sector de la edificación, técnicos de entidades sociales y ambientales y otros colectivos como los administradores de fincas. También se contó con la participación de la Oficina Española de Cambio Climático del MITECO en el taller de Madrid, que enmarcó la base del problema: el cambio climático y los escenarios presentes y futuros asociados a un incremento de temperaturas medias y de la frecuencia y severidad de ciertos eventos extremos, como las olas de calor. 

Los cuatro talleres trabajaron las medidas desde una triple escala de actuación; hogar (vivienda), edificio y barrio (o ciudad). Esta división permitió reflexionar, también, sobre el agente que tiene que estar más implicado en la puesta en marcha de la medida de adaptación al calor.

 

Talleres ACA pobreza energética y olas de calor
Fuente: ACA. Talleres "Pobreza energética y olas de calor" celebrados en Guadalajara, Valencia, Melilla y Madrid

Algunas medidas, que se pueden tomar a escala de hogar, no requieren del acuerdo de la comunidad de propietarios ni de las actuaciones del propio ayuntamiento o distrito. Este tipo de medidas, que en gran parte consisten en un simple cambio de hábitos, están en mano de todas las personas y son las que resultan más factibles para reducir la vulnerabilidad energética de un hogar. Sin embargo, las medidas a escala de edificio, aunque se caracterizan por ser medidas integrales y, por lo general, con un mayor retorno en términos de eficiencia energética y de protección frente al calor, requieren del acuerdo de múltiples propietarios y de la consideración de los hogares que se encuentran con mayor dificultad económica para asumir los gastos derivados de una actuación en la envolvente térmica del edificio. Por último, están las medidas a escala de barrio o ciudad, entre las que destacan todas aquellas que contemplan la introducción de vegetación, masas de agua o elementos que favorezcan la porosidad y la permeabilidad de la ciudad y eviten el efecto isla de calor. Este tipo de medidas, capaces de reducir de manera considerable la temperatura ambiente, requieren que los ayuntamientos den un paso al frente para apostar por las soluciones verdes frente a las olas de calor.

Las particularidades encontradas en cada una de las ciudades han permitido observar diferencias considerables. Por ejemplo, factores como la humedad de ciudades costeras como Valencia o Melilla, poco tienen que ver con la sequedad de ciudades del interior de la península como Guadalajara o Madrid. Por otro lado, la cercanía a masas y espacios forestales de una ciudad como Guadalajara, no plantea las mismas problemáticas de sobrecalentamiento que sufre una gran urbe como Madrid. Por supuesto, a las diferencias climatológicas y del propio diseño y tamaño de las ciudades se suman la diversidad de costumbres o hábitos sociales que se dan en cada una de las ciudades, una cuestión que determina, de forma importante, la propuesta de medidas idóneas para cada ciudad y entorno en el que se trabaje.

El análisis en estas tres escalas se realizó a través de dinámicas participativas y de la creación de grupos diversos que trabajaron sobre las diferentes soluciones. Para el desarrollo de los talleres se partió de un documento previo que realizaron los técnicos de ACA en el que se recogían una serie de medidas, divididas en las tres escalas mencionadas, que son comúnmente utilizadas y/o propuestas en los planes de adaptación al cambio climático.

Como resultado de los talleres se generó por una parte, un acta de cada taller y posteriormente un acta definitiva donde se incorporaron las conclusiones recogidas en los talleres al documento de medidas que supuso el punto de partida.

El documento completo se puede consultar aquí. En él figuran las conclusiones, la valoración de las diferentes medidas en base a la barrera económica, social y normativa y desde la perspectiva de su factibilidad para reducir la vulnerabilidad energética de las personas.

Queremos finalizar agradeciendo también la colaboración de las entidades y administraciones que cedieron sus espacios para la celebración de los 4 talleres, en concreto al Instituto Superior de Medio Ambiente (ISM), Las Naves y el Ayuntamiento de Valencia, el Ayuntamiento de Guadalajara y el Ayuntamiento de Melilla 

 

© Asociación de Ciencias Ambientales. All Rights Reserved.

Login Form