ECONOMÍA CIRCULAR EN EL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN


GT-6 – Renovación urbana – Jueves, 29 de noviembre de 2018


El grupo de trabajo ha realizado un intenso estudio de la situación actual en tema de residuos de construcción y demolición.
Es imprescindible que todos los agentes participantes tomen conciencia de la necesidad de pasar a una economía circular.


Uno de los retos en este sector consiste en utilizar un lenguaje común que elimine la barrera sociológica existente a la vez que se crea conciencia en la sociedad de la necesidad real de gestionar y reutilizar los residuos procedentes de la construcción. Se observa que hay un cambio en el modelo de propiedad a un modelo de uso o servicio de las edificaciones. Esto implica a los propios usuarios, que entrarán a formar parte de una manera más activa, en la fase de uso y mantenimiento.


Resulta indispensable actualizar la normativa para definir qué es un residuo y dar prioridad a la reutilización dentro del propio ciclo. Esto permitirá asentar unas bases desde las cuales innovar hacia nuevos materiales que den respuesta a las necesidades constructivas y de rehabilitación actuales.


Las Administraciones por su parte deberán gestionar mecanismos para fomentar acciones de rehabilitación de barrios haciéndoles atractivos a la sociedad y generando una sensación de pertenencia al barrio. Para ello será necesario aplicar las medidas fiscales apropiadas y la concienciación de la sociedad.


Es fundamental la existencia de una hoja de ruta que defina los indicadores que se van a analizar para garantizar la conclusión de los objetivos en la que participen todos los agentes y se determine su responsabilidad dentro de cada fase de proceso constructivo, generándose así simbiosis dentro de la propia industria.


Muchas de las infraestructuras ya permiten una reutilización de los materiales, como puede ser el ejemplo de las carreteras. Este sector puede ser el punto de destino de parte de los RCD si se acredita que no existe contaminación del material que se va a poner en obra y que son igualmente válidos que las materias primas a las que sustituyen.


El proceso desde la retirada de materiales en origen hasta la entrada de nuevo en la cadena conlleva gran cantidad de tareas especializadas que generarán nuevos empleos de una forma sencilla donde únicamente será necesaria una pequeña formación de los empleados. A este respecto cabe reseñar la necesidad de una nueva forma de concebir los productos para alargar su uso entrando en juego la reparación de los mismos. Esto evitará la generación de nuevos residuos (principalmente electrónicos) y la extracción de más materias primas.

 

 

 

 

Eva Martínez
Sandro Gelotti

© Asociación de Ciencias Ambientales. All Rights Reserved.

Login Form